Reflexión sobre COVID 19, medidas sanitarias y políticas…

    Soy muy buena siguiendo instrucciones y cumplo con las recomendaciones que el gobierno dicta, y no soy negacionista (hoy por hoy hay que dejarlo claro, sino parece que nadie escucha o que no merece la pena lo que tienes que decir…).

    Esta mañana he escuchado este titular: “La pandemia causa tantas muertes como si un avión de los grandes se estrellara diariamente”. Sinceramente, me parece un disparate soltar este titular en un noticiario de la televisión pública.

    Me parece irresponsable sembrar el miedo entre la población con números al aire, sin comparar con otros números que puedan ayudar a dimensionar el problema a las personas y no, simplemente, a sembrar el pánico entre la población. Aunque quizás eso sea lo que interese…

    ¿Por qué no comparan con los muertos que causa la contaminación, por ejemplo? Lo digo así porque justo en ese momento estaba leyendo un artículo, que recomiendo, en la revista CuerpoMente nº344 “SOS el planeta se muere”, donde se explica el dato.

    Hasta ahora han muerto alrededor de 1.500.000 personas, en el mundo, por COVID19, dicen  -porque como oí a un médico, con el que estoy muy de acuerdo: “no es lo mismo morir de COVID que morir con COVID”-. Pero resulta que cada año mueren 7.000.000 de seres humanos por contaminación… Quizás penséis que son 2 cifras que no tienen nada que ver, pero resultan muy esclarecedoras desde el punto de vista de la preocupación pública actual: cada día desde hace más de 6 meses nos taladran con noticias sobre el virus y sus efectos y, en cambio, ¿cuántas veces al día nos informan sobre la contaminación, sus efectos sobre la salud y las medidas que debemos seguir para no morir? ¿veces por semana? ¿veces al mes?… Por las muertes que causa la contaminación parecería importante y urgente informar a la población sobre medidas estrictas a seguir sanitaria y políticamente hablando.

    Sé que ha surgido una nueva enfermedad, sé que hay que seguir unas recomendaciones higiénicas y de prevención, pero también sé que debo continuar con mi vida, y no me refiero solo al cuerpo físico con vida, me refiero también al cuerpo emocional y mental, me refiero a un vivir que incluya la confianza en la naturaleza y en la ciencia. El miedo empequeñece la vida, disminuye la alegría y crea desconfianza… y enfermedad. Creo que estamos equivocando el camino como sociedad. Creo que los líderes políticos y los que abanderan la seguridad sanitaria deberían valorar más los efectos colaterales o secundarios de las medidas que se han establecido. A mi parecer… incoherentes? no basadas en evidencia científica?… No sé como calificarlas, algunas.

    En cuanto a la vacuna, que no sé si llamarla así -porqué no cumple con la descripción de la propia definición del término-, espero que salga pronto, no porque crea que sea eficaz (tengo muchas dudas pues no hay ningún estudio ni publicación al respecto -entre otras razones-), sino para que los números que manejan los políticos/sanitarios responsables les parezcan lo bastante buenos para, quizás, soltar un poco la necesidad de controlar a la ciudadania continuamente con medidas de cierres y aislamientos generalizados, y podamos recuperar el contacto con nuestr@s familiares, amig@s,… Contacto de carne y hueso, el naturalmente humano, el que revitaliza y llena de vida. Y, dicho sea de paso, nos fortalece para enfrentar lo que sea que nos traiga la Vida.

    En último lugar quiero expresar mi sorpresa cuando, al escuchar una entrevista a un cirujano que participó en la manifestación por la protesta de algunas medidas establecidas por el gobierno ante la pandemia, después el periodista parecía dudar de la idoneidad de difundir la opinión de ese médico porque ponía en duda la versión oficial de nuestros gobernantes… (A ver si ahora confundimos a la gente, decía). ¡Yo alucinaba! Suerte que él mismo se contestó que en los medios es bueno que aparezcan distintas opiniones para que la ciudadania pueda contrastar.

    ¡Increíble!

    No sé a donde vamos a ir a parar… Yo, por hoy, lo dejo aquí.

    Me desahogué a modo de diario… bueno, guardando las formas… hasta en la foto.

     

    4 thoughts on “Reflexión sobre COVID 19, medidas sanitarias y políticas…”

    1. Totalment d’acord amb aquesta opinió, ens estem tornant desconfiats , malhumorats, fins i tot agressius. Necessitem el contacte amb els altres per la socialització i ens ho estan prohibint .

    2. Genial Pilar!!! Se que ho has dit amb kes millors paraules, com a tu t’agrada…però has tocat la fibra. Desitjo que ens preguntem i valorem tot el que ens diuen com ho fas tu. Ja fa temps que t@ts els que valorem les coses des de un altra perspectiva ho estem dient, la part emocional no la volen veure i està. Gràcies!!!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *