LA SALUD DE TUS FOSAS NASALES AL 100%

    Con el uso habitual y por largo tiempo de las mascarillas, nuestra eficiencia respiratoria se ve afectada. 

    Si en invierno ya es importante mantener una buena higiene y estado de las vías respiratorias altas, ahora se hace imprescindible, cuando menos, conocer una forma de hacerlo.

    Hace unos años, un otorrinolaringólogo recomendó a un familiar los lavados habituales de las fosas nasales para evitar rinitis de repetición y respirar mejor. Cuando me lo explico, lo probé -siempre tuve problemas de mucosidades y pequeñas costras que dificultaban mi respiración por la nariz-. El resultado fue asombroso: se acabaron mis problemas de nariz reseca y taponada. Podía hacer una clase de yoga, entera, respirando únicamente por la nariz. Desde entonces recomiendo estos lavados nasales a to@s l@s que padecéis qualquier problema de mucosidades o taponamiento de fosas nasales, o rinitis o sinusitis de repetición, pues el lavado constante y habitual hace que se limpien de mucosidad los senos paranasales, evitando inflamaciones e infecciones. 

    Con el uso de mascarillas, sobretodo las personas que las llevan durante horas porque su lugar de trabajo lo requiere, la función respiratoria queda afectada: llega menos oxígeno a las células y ello conlleva un déficit en las funciones celulares y en el funcionamiento del organismo en general. Incluidas las funciones del sistema nervioso… Y lo digo pensando también en l@s estudiantes, nuestr@s jóvenes, que llevan todo el día en clase las mascarillas… ¡Las neuronas necesitan glucosa y oxígeno!

    Además la mascarilla impide un buen recambio de nutrientes que entran através del aire que inhalamos y de productos de deshecho que exhalamos y quedan atrapados entre la mascarilla y nuestro rostro. En el peor de los casos una auto-infección retroalimentada: si los espacios recomendamos ventilarlos asiduamente, deberíamos pensar en sacarnos las mascarillas cada x tiempo para tomar una buena bocanada de aire.

    Ya sabemos la frecuencia con que debemos recambiar la mascarilla si es desechable, o lavarla si es reutilizable, pero nadie nos ha dicho como cuidar de nuestra higiene nasal para mantener al máximo la salud de nuestras vías aéreas y fosas nasales en particular, donde muchos de los gérmenes quedan atrapados para que no lleguen a nuestros pulmones.

    Veamos qué podemos hacer y cómo:

    Limpiar las fosas nasales con agua de mar o suero fisiológico. Para ello vas a necesitar una jeringuilla de 5 o 10 ml. que puedes encontrar en cualquier farmacia. Una particularidad: si compras un frasco de suero fisiológico (que sea de 1L.), la jeringuilla deberá ser con aguja, para poder pincharla en la goma del frasco, así se mantiene estéril el líquido y te resultará más fácil el manejo diario.

    1. La limpieza debes hacerla por la noche, así eliminas todos los gérmenes que se han acumulado durante el día y despejas la nariz para descansar mejor. Si estás resfriad@ o padeces cualquier otro problema respiratorio, te recomiendo otro lavado por la mañana.
    2. Colócate en el óvalo del lavabo -para el líquido sobrante-. Llena la jeringuilla hasta 5ml. e introdúcela (sin aguja, evidentemente) en una fosa nasal, echa a presión el líquido. Fíjate que llegue hasta la raíz de la nariz, lo más arriba possible. Repite la operación: 2 veces por cada uno de los orificios nasales. Si las fosas nasales están limpias, el agua saldrá por el otro agujero, si están taponadas o con mucosidad, saldrá por la misma fosa que entró. Puedes ayudar tapando el mismo agujero por donde echas el suero y empujar el aire para que salga por la fosa contraria. Ayuda, no fuerces. Con los días vas a notar un cambio sustancial.
    3. Ventaja del agua de mar: contiene muchos minerales y oligoelementos beneficiosos para nuestro organismo. Ventaja del suero fisiológico: facilidad de adquisición en cualquier lugar. Y muy bajo precio.

    Practicar algun ejercicio respiratorio.

    El yoga comprende una parte importante de prácticas respiratorias. Su práctica habitual reporta muchos beneficios: relajación, disminución de la ansiedad y el estrés, recuperación del equilibrio homeostásico (ritmo cardíaco, tensión arterial…), claridad mental, serenidad… No me extenderé, actualmente se han publicado muchos estudios acerca de ello y en internet vas a encontrar prácticas de pranayama guiadas.

    Te describo una de las prácticas que realizo frecuentemente yo misma, muy sencilla: mejor realizarla sentad@ ( si te acuestas corres el riesgo de dormirte y te interesa ampliar tu capacidad y conciencia respiratorias para que oxigenes mejor tus células):

    Pon tus manos sobre los pulmones, en el pecho, y realiza 2 respiraciones muy profundas para empezar – incluso puedes tomar bocanadas de aire, sí, por la boca, y soltarlo por la nariz o la boca, da igual-. La única intención es que te llenes completamente de aire y lo exhales completamente. Con las siguientes respiraciones puedes ir cerrando la boca para respirar sólo por la nariz. Quizás te resulte difícil o imposible, entonces deja los labios entreabiertos para que el aire entre y salga libremente… observa el proceso, tu respiración y pon tu atención en cómo el aire entra y sale de ti y cómo se mueven las manos siguiendo el ritmo de tu respiracion. Empieza practicando 5 minutos. 

    Marca el final del tiempo. És importante. Cuando sientas que te sabe a poco, añade 5 minutos más y así sucesivamente hasta llegar a 20 minutos diarios. Quizás puedes hacer 10 minutos, 2 veces al día. Encuentra lo que sea más cómodo para ti.

    Como te decía puedes encontrar muchos ejercicios respiratorios, y si tienes niños, los hay muy entretenidos para ellos y podéis practicar en familia. 

    Si te gusta la gimnasia, puedes hacer ejercicios que ayuden a abrir el tórax, a mobilizar todos los músculos de la caja torácica, el diafragma, los pectorales (parte anterior); romboides, infra y suparespinosos (parte posterior) y principalmente, en la parte superiorel, el trapecio. Estira la cintura y las costillas, también estira la espalda y haz torsiones del tronco… Todos son buenos movimientos para ampliar la capacidad respiratoria. También bailar es una buena forma de hacerlo y una actividad para compartir con la familia.

    En resumen: muévete disfrutando del movimiento, respira de forma consciente unos minutos cada día y mantén limpias tus fosas nasales. Son mis tres consejos para mejorar tu salud y reforzar tus defensas frente a cualquier problema respiratorio.

    Si necesitas más información o asesoramiento individualizado, ponte en contacto conmigo pilar@remeisperlanima.com, y encontraremos una propuesta a tu medida.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *