Gestos que nos acercan al alma: LA DELICADEZA.

    Nos parece que la conexión con el alma es algo muy “espiritual”, muchas personas lo sienten como lejano o asunto de la religión, como si no fuera con lo “simplemente humano” o cotidiano. Creo que nada más lejos de la realidad.

    Hace unas semanas que me aparece por todas partes una palabra: Delicadeza. Estoy con Mar a las siete de la tarde, las dos cansadas… y cuando noto que mi cara va tensándose, aparece en mi mente una palabra: Delicadeza… Entonces mi rostro se relaja, la miro, respiro sintiendo y la comunicación da un giro, surge una nueva forma de estar. En la cocina, cocinando, atendiendo a quien me esté hablando, el teléfono que suena,… cuando estoy a punto de estallar vuelve a aparecer: Delicadeza… y, automáticamente respiro profundamente, siento mis pies en el suelo, suelto mis rodillas y dibujo una sonrisa que, quizás, sólo veo yo.

    En la última sesión de movimiento creativo, a la que acudo los martes, ¡otra vez! por sorpresa, después de los casi 90 minutos de movimiento, descubrí que la música me había llevado a sentir y moverme suavemente, redondo, ligero. Al acabar la clase, la profesora nos invitó a decir una palabra que pudiese definir lo que habíamos bailado aquel día y pronuncié la palabra: Delicadeza. Al día siguiente, en clase de yoga tuve otra sorpresa. Tomé consciencia sobre cómo fuerzo en las posturas…, a veces hasta el punto que “me duelen”. Y surgió, desde mi interior esta vez, …”Delicadeza“…

    Delicadeza… para tener cuidado de mi cuerpo

    Delicadeza… en el cuidado de mis pensamientos

    Delicadeza… en las palabras que pronuncio

    Delicadeza… en los gestos para con las personas, y también los objetos

    Delicadeza… no ha sido sólo una palabra estos días, pertenece a la categoría de “pistas” que surgen de adentro, de alguna parte y que si las sigues aportan ese “darse cuenta” de cómo y dónde estás, y así surge la creatividad a la hora de abordar las situaciones. Tendemos a relacionarnos de forma resolutiva y a veces queremos arreglar todo tan rápido que resulta agresivo, para nosotros y/o el otro… y para el planeta. Desde mi experiencia de estos últimos días con la “Delicadeza” puedo decir que la resolución ha sido rapidísima y mucho más amable.

    Hoy siento mucha gratitud hacia esa cualidad que se me ha revelado de forma tan intensa estas semanas y con la que te invito a conectar, aunque quizás tú conectes con otra… no lo sabemos… sólo puedo decirte: mantente receptivo@ a tus pistas… están ahí.

    Y si quieres compartir alguna, encantada de estar ahí para recibirla.

    Si te ha gustado este post y mi página, suscríbete y consigue gratis:

    “5 GESTOS QUE TE ACERCAN AL ALMA”

    En él te ofrezco diversas prácticas muy sencillas para que te acerques a lo profundo que habita en ti, desde lo más cotidiano y aparentemente superfluo.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *