Foto flores de bach

Flores de Bach y primer trimestre de embarazo

    Hace una semana una amiga me preguntó sobre seguridad de la toma de preparaciones a base de Flores de Bach por parte de mujeres embarazadas. Era por una mujer embarazada que le comentaba que tenía unos cambios de humor terribles y que su estado de ánimo subía y bajaba como una montaña rusa, por lo que ella le comentó que las Flores de Bach podían ayudarla. Esa mujer contestó que consultaría… y acudió a su medico de cabecera. El médico le dijo que mejor no tomar nada durante el primer trimestre de embarazo.

    Y así fue como esa mujer perdió la oportunidad de encontrar un alivio en una medicina complementaria (así las llaman ahora). En el siguiente encuentro mi amiga le preguntó si las había probado y ella le dijo lo que su médico le había recomendado.

    Esa amiga volvió a preguntarme: -¿pero hay algun problema?

    – ¡No!, le contesté otra vez.

    – Entonces, ¿por qué un médico le dice que no tome nada?

    Sólo se me ocurrió una respuesta y la escribo en forma de pregunta: -¿por ignorancia?

    En mis años de experiencia no he tenido ningún problema con preparaciones de Flores de Bach y mujeres embarazadas. Químicamente, aunque la preparación convencional lleva un 30% de alcohol, se pueden preparar con agua y guardar en el frigorífico, se conservan menos tiempo pero no hay problema. Aunque, ¿qué cantidad de alcohol contienen 4 gotas de elixir? Haced vosotras mismas la cuenta, si no me equivoco… sobre ¿una gota y media? Creo que es una cantidad que no merece la pena tener en cuenta, bueno, habría un caso de contraindicación: alergia al alcohol.

    Los elixires florales, al igual que los medicamentos homeopáticos, son remedios seguros y no tienen ningún problema si están bien indicados. Su formulación es segura para la mama y el bebé intrauterino y también se pueden tomar durante la lactancia.

    Una flor indicada en ese caso concreto que os describía sería Scleranthus, un gran equilibrador de  estados anímicos  que se alternan, aunque podríamos acompañarlo de otras teniendo en cuenta el origen de los cambios…. ya sabéis que mi trabajo con elixires florales se basa en las tríadas y entonces necesitamos 2 más, que ya dependen de la individualidad de cada persona y momento emocional.

    Os animo a todas las mujeres que sintáis su llamada a tomarlas sin ningún miedo, siempre bajo un buen asesoramiento y seguimiento.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *