CUIDADOS EN ÉPOCA DE COVID-19

    Durante estas semanas he dedicado bastante tiempo a escuchar, leer y poner en orden la información que me llegaba a cerca de los remedios en caso de enfermar, y también sobre cómo fortalecer el sistema inmune o, sencillamente, como cuidarlo.

    1. La alimentación es central para aportar los nutrientes que necesitamos, en este caso, la vitamina C, la vitamina D y el Zinc, son nutrientes necesarios para un óptimo funcionamiento del sistema inmune e influyen en la síntesis de las células de defensa del organismo, así que todos los alimentos que los contienen debemos introducirlos en nuestra dieta:
    2. encontramos vitamina C en frutas – cítricos sobretodo- y verduras – coles, repollos, tomate -; vitamina D (y precursores) en pescado azul, mariscos, hígado, huevos, setas, yogures a partir de leche entera (pues la vitamina D forma parte de la fracción grasa de la leche), levadura de cerveza y gérmenes de las semillas de cereales, frutos secos. No recomiendo la leche por los efectos indeseables que produce a nivel de mucosas de sistema respiratorio e intestinal y por su efecto acidificante de la sangre. También os aconsejo minimizar las comidas de hígado animal ( 1 vez por semana es suficiente si no puedes prescindir). El zinc está presente en la carne roja (que recomiendo tomar con moderación), marisco -sobretodo en las ostras-, cereales integrales, legumbres y frutos secos, chocolate negro, huevos, piñones, semillas de girasol, de calabaza, de sésamo. No es difícil conseguir estos nutrientes a través de la alimentación habitual , y es aconsejable que esta sea lo más variada posible.
    3. Hay otros compuestos químicos que fortalecen nuestras defensas ante una posible infección: los flavonoides y el resveratrol en particular, El resveratrol se encuentra en las uvas, el vino, las grosellas y el arándano rojo, también el morado en menor concentración y también los cacahuetes. Flavonoides en general los vamos a obtener de frutas como las fresas y los limones y naranjas, las cerezas; vegetales: brócoli, cebolla, pimiento amarillo, col de Bruselas, ajo, espinacas. También en las semillas de soja, las pasas, nueces, el te blanco, harina de algarroba, cacao, bayas de sauco y en hierbas como el hinojo, eneldo, romero, menta, manzanilla y cilantro. Los tes son ricos en flavonoides, especialmente el té blanco.
    4. La fracción EPA de los ácidos grasos omega 3 también es beneficiosa para equilibrar nuestro sistema nervioso vegetativo, directamente relacionado con el sistema inmune y también con el sistema endocrino… Actúa como un reequilibrante del sistema y disminuye la inflamación. Otra vez los aceites de pescado azul deben estar pres, las semillas de lino, las nueces, algas, espinacas, berros y verdolaga.La cúrcuma se ha revelado como un potente antiinflamatorio, así que podemos condimentar nuestros platos con ella.
    5. Tener en cuenta el cuidado de la microbiota intestinal es básico para una mejor respuesta del sistema inmune. Introducir alimentos como: aguacate, setas shitake, alimentos vivos como el kefir, encurtidos, fermentados como el kimchi, beber té kombucha.
    6. En cuanto a plantas medicinales que podemos utilizar como preventivas y también tomar como tratamiento si fuera el caso, os recomiendo:  E. pallida y E. angustifolia, la combinación de las 2 especies nos trae todos sus beneficios -estimulación del sistema inmune, efecto antivírico y antiinflamatorio-. En el mercado podéis encontrar distintos tipos de preparaciones, elige la que sea más se adapte a ti o a tu familia. Otra planta que también puede ser beneficiosa es la Artemisa annua, tradicionalmente se ha usado con éxito en el tratamiento de la malaria. Como preventiva puedes prepararte una infusión con una cucharada sopera de la planta triturada en agua, durante 5-7 minutos. En este otro post mío, te explico un poco más sobre plantas que puedes tomar estos días.
    7. Una sustancia comunmente administrada para el insomnio puede mejorar la capacidad de respuesta del sistema inmune: la melatonina, ya que funciona como un regulador maestro de los biorritmos fisiológicos en nuestro organismo. Con cantidades de 0,5mg al día podemos regular el eje neutro-endocrino-inmunológico y reforzar nuestra salud.
    8. Los aceites esenciales también pueden aumentar tu protección frente a infecciones víricas, te dejo este link que te lleva a un artículo sobre los aceites esenciales útiles (ravintsara, orégano, tomillo, limón, árbol del té,…) en distintas presentaciones: para adultos, jóvenes, niños y bebés. Además son productos testados y procedencia ecológica.
    9. En China y en India se han usado remedios homeopáticos para el tratamiento de la enfermedad provocada por coronavirus. Gelsemium y Arsenicum album, han sido los 2 mayormente utilizados, aunque pueden variar dependiendo, como siempre de la reacción de cada paciente.
    10. Por último recuerda: la práctica de la relajación, meditación o respiración consciente durante unos minutos al día es muy importante pues disminuye el estrés y como consecuencia equilibra el sistema nervioso y por relación directa, el sistema inmune y endocrino.
    11. Antes de que la ansiedad o el nerviosismo aparezcan, encuentra un momento del día para bailar, o escuchar o ver algo que te haga reír. Llama a alguna amiga o algun familiar, relacionarte con personas que aprecias te hará bien. Toma tu píldora de alegría a diario.

    Nunca sobra recordar lo importante que es mantener las distancias mínimas (1,5 -2m) entre personas y la protección de nariz y boca en lugares cerrados y compartidos, como también lo es lavarse las manos de forma frecuente.

    Todos estos datos han sido recogidos con cuidado, contrastados con otros profesionales de la salud que trabajamos integrando las distintas medicinas de las que disponemos actualmente.

    Si necesitas ampliar o puntualizar alguna de las informaciones del artículo, puedes escribir a pie de post o escribirme a mi correo electrónico. Con mucho gusto te atenderé.

     

     

    One thought on “CUIDADOS EN ÉPOCA DE COVID-19”

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *