Círculo de mujeres y feminismo

Círculo de mujeres y feminismo

    Esta semana, repartiendo los folletos para dar a conocer las próximas fechas del círculo de mujeres, un hombre comentó:

    -feministas… ?

    Me dí la vuelta y lo primero que dije fue, con el entrecejo fruncido: Femeninas… no feministas (de las que odian lo masculino, claro).

    Entonces se interesó por el trabajo.

    Y volvió a la carga:

    -pero las mujeres también tienen su lado masculino y deberían “trabajarlo”…

    Yo, chicas, me canso de contestar, de explicar. ¿A vosotras también os pasa?
    Le di la razón porque creo que nos hubiéramos enzarzado en explicaciones que ya me cansan, pero tenía ganas de escribirlo.

    Todos tenemos energía femenina y masculina, y es obvio que lo perfecto sería tener las 2 energías desarrolladas y equilibradas para poder funcionar fantásticamente. Por eso los Círculos, los grupos, ¿no?

    En mi caso, he desarrollado tanto mi parte masculina que la femenina quedó ahí, en un rincón, como si no valiera para nada, sólo para conseguir lo que me interesaba cuando el mundo masculino no me hacía caso (qué mujer no habrá experimentado el cambio mirada en un hombre cuando se maquilla o cambia de “look”, por poner ejemplos de lo más corriente). Pero llegó un momento que me sentí perdida y vacía…

    A partir de ahí decidí empezar a reconocer esa parte de mí que se evidencia manifiestamente a través de mi sexo femenino i sentir las energías que desprende y sus cualidades. Y aprender a vivir mi condición de mujer desde “lo que soy” y no desde lo que “no debería haber sido pero soy”. Es todo un trabajo entender y remodelar algo que tardé años en construir y encontrar esa mujer (niña, diría yo) que quedó escondida y asustada por su condición femenina.
    Quiero decirle a ese hombre, que sé que tengo las dos partes, pero una siento que fagocitó a la otra, y hay muchas mujeres que sienten parecido. Necesitamos tiempo para recuperar eso que dejamos en un rincón, tiempo para perdonarnos por negar parte de lo que somos,… sólo así llegaremos al equilibrio.
    Y también me pregunto: ¿porqué reaccionó de esa manera a la palabra “mujeres”? A mí me encantaría ver un taller que propusiera: Círculo de Hombres, creo que mi exacción sería: -¡por fin! ¡muchas felicidades queridos hombres!

    Os quiero a todas y a todos,
    Un abrazo

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *