ALCALINIZAR LA SANGRE…?

    Pongo un interrogante al final porque el concepto no es alcalinizar la sangre, ya que nuestra sangre, como sabréis, tiene un pH de 7,2-7,4 con lo cual ya es alcalina.

    Quiero aclarar este concepto porque parece que nuestra sangre fuera ácida y hubiera que alcalinizarla para que fuera “saludable”. Y el caso es que una mala alimentación, el estrés continuado, la enfermedad, los medicamentos, los tóxicos que incorporamos a través del aire que respiramos y de la alimentación), todo ello, con el tiempo, crea un medio fisiológico ácido, que hay que contrarrestar.

    El cuerpo tiene sus propios mecanismos de recuperación de la homeóstasis (equilibrio interno fisiológico). Veamos los que usa para mantener el pH en el tramo saludable.

    Uno es a través de las sales minerales que se encuentran en los líquidos del organismo (sangre, extracelulares, órganos…).

    Otro mecanismo importante es la propia respiración, por eso es muy interesante que se estén incorporando tantas técnicas de atención y conciencia respiratoria a través de clases de yoga, meditación y otras disciplinas del cuidado del cuerpo. No es fácil de explicar, pero… Dicho de una forma rápida y sencilla (a groso modo): cuando entra el oxígeno, éste se combina con los iones hidrógeno causantes de la acidez del medio orgánico y el resultado es agua y dióxido de carbono (CO2) que es exhalado.

    Queda un tercer mecanismo, que se da a nivel renal. En el proceso de filtración renal, se combinan los iones hidrógeno libres que están en exceso, con iones alcalinos (nitrógeno, fósforo…) formando ácido úrico y fosfatos, entre otros. Estas sales se eliminan i se depositan en los tejidos (cuando ya no pueden excretarse por la orina), quedando almacenadas hasta que puedan eliminarse. En este caso, tod@s conocéis los efectos de la acumulación de ácido rico en las articulaciones… que provoca los ataques de gota (inflamación y dolor), que acidifican el medio. Aún así, nuestro organismo intenta revertir esa acidez captando minerales alcalinos de la reserva: calcio, magnesio, potasio…, que se encuentran principalmente en los huesos, las uñas, el pelo, los dientes. Todo esto sólo con un único objetivo: sobrevivir.

    Así, cuando los factores que acidifican el medio sobrepasan la capacidad misma del organismo para autorregularse, los mismos mecanismos que tienen el propio cuerpo producen desequilibrios y carencias que llevan a un envejecimiento prematuro y a una mala salud crónica que quizás no presente síntomas vistosos de enfermedad alguna, pero sí que se manifiesta con cansancio, problemas para dormir, fatiga muscular, dificultad para concentrarse y otros signos de una salud que definiríamos como salud de mínimos.

    La sangre SIEMPRE está en ese pH ligeramente alcalino que comentaba al principio. Cuando este pH supera 7,4 entramos en zona de mala salud,  y cuando alcanza valores de 7,7 podríamos decir que estamos ante una patología grave. Más allá de este valor la vida corre peligro. Si el pH baja de 7,2 empezamos a enfermar y a medida que se hace más ácido más grave es la enfermedad o disfunción orgánica. A partir de 6,4 la vida está en peligro.

    ¿Cuales son los principales alimentos que acidifican el medio y debemos disminuir (algunos drásticamente) en nuestra dieta?

    • azúcar refinado, bebidas estimulantes y alcohólicas, refrescos,
    • proteína animal (más la carne que el pescado),
    • leche y derivados (excepto yogur)
    • grasas saturadas (las grasas -trans como la de la margarina, está desnaturalizada por proceso químico y también tiene un efecto acidificante similar en el organismo)
    • chocolate

    Si cambiamos la forma de alimentarnos, ayudamos a nuestro organismo en el mantenimiento de la homeostasis en general y el pH en particular. Así impedimos que se desmineralice, con lo cual evitamos problemas, que a la larga pueden ser graves, como la osteoporosis, la caída prematura de dientes, debilitamiento de uñas y cabello, problemas nerviosos…

    Alcalinizas tu dieta? De esta forma tu organismo no necesitará acudir a sus reservas y conservarás mejor salud.

    Si quieres aclarar algún concepto del artículo, o necesitas más información, puedes escribir a pie de post. Te contestaré lo más rápido que pueda.

    Y si necesitas asesoramiento para un cambio de hábitos en tu alimentación puedo ayudarte. Ponte en contacto conmigo y podemos establecer un plan de dieta alcalinizante a tu medida.

     

     

     

     

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *