A FAVOR DE LA HOMEOPATíA.

    Me parece increíble que en pleno siglo XXI el estamento oficial médico esté arremetiendo como un energúmeno contra la homeopatía. Siento pena por todos estos profesionales que se mantienen encerrados en ideas científicas propias del siglo pasado y que no avanzan, que no abren el paraguas de la mente para, simplemente, aceptar que hay formas de recuperar la salud distintas de las que ellos defienden a capa y espada como “las que funcionan” solo porque pueden justificarse con estudios científicos de los que están reconocidos como tales.

    Quizás sería interesante cuestionarse por qué la homeopatía lleva más de 200 años utilizándose como terapia. ¿Se lo preguntan?

    Quizás estaría bien reconocer que todas las curaciones con medicamentos homeopáticos no obedecen al efecto placebo. Y como farmacéutica, creo que el efecto placebo deberíamos usarlo más como medicina, y sé de lo que hablo, pues durante mis 20 años de trabajo en oficina de farmacia he podido ver curaciones por placebo con cápsulas de metilcelulosa con efecto inductor del sueño, y recetadas por un médico de cabecera. El mismo paciente vino a la farmacia a decirme: -Ahora sí, las cápsulas que me preparaste por orden del médico han funcionado, ¡desde la primera noche!. -¡Bendito efecto placebo!, pensé yo.

    He atendido cientos de personas que se medican de forma habitual con homeopatía y también muchos médicos que la recetan y trabajan con ella desde hace muchos años, incluso alguno que dejó su trabajo en hospital o en la seguridad social (trabajo seguro, con vacaciones incluidas) por arriesgarse a abrir una consulta privada de homeopatía.

    Tanto unos como otros encuentran lo que buscan: los pacientes el alivio de un medicamento que es mucho más respetuoso con la fisiología y el ser humano en general (por no hablar del respeto al medioambiente) y los médicos consultas llenas de personas a las que ofrecen su apoyo y sus conocimientos, pudiendo crear un vínculo médico-paciente que la medicina “convencional” aún está luchando por recuperar.

    Seguramente si la homeopatía fuera una patraña las consultas de médicos homeópatas cerrarían, y más en épocas de crisis, como la que estamos viviendo en los últimos 10 años, en la que tantos comercios y servicios -desgraciadamente- bajan su persiana. Además, el usuario de esta medicina paga su 100% del PVP, porque papa estado no se hace cargo de algo …que no obedece a sus cánones de medicamento… Y lo único que sabe hacer es enfadarse y gritar y hacer más leyes y echar carnaza a la plaza pública (periódicos y medios de radio y TV y ahora también las redes sociales…).

    ¡Con lo fácil que sería vivir y dejar vivir! Empezar a implantar, no sólo el concepto de medicina integrativa, sinó los primeros protocolos oficiales. ¿Por qué se meten tanto con algo que funciona? Los médicos homeópatas integran en su práctica cotidiana distintas medicinas, me consta.

    Un profesional que no quiere trabajar con alguna medicina puede negarse, ¡faltaría más!, pero lo que no me parece de recibo es que eche a otro a los leones diciendo que lo que receta no funciona o tiene solo efecto placebo.

    Quizás el medicamento homeopático no pueda responder a estudios del tipo que está estipulado oficialmente, pero responde a evidencias clínicas: ¿De verdad en el siglo XXI somos incapaces de crear un marco de investigación que nos asegure que lo que estamos tomando para nuestra salud es seguro y medir sus resultados?

    A lo mejor la cuestión no está en la eficacia del medicamento homeopático sino en la incapacidad de los medios científicos actuales para averiguar cuál es el mecanismo de acción de los medicamentos homeopáticos, pero evidentemente es mucho más cómodo negar la homeopatía que ponerse manos a la obra y empezar un nuevo camino de investigación científica que la avale.

    Yo lo tengo claro, voy a seguir apoyando y recomendando la homeopatía a todo el mundo que me pregunte. Y quiero dar las gracias a todos los profesionales de la medicina, de la farmacia y la sanidad en general que confían en ella. También agradecer a l@s homeópatas titulad@s, que cada día tienen que superar la etiqueta de no ser médic@s, por su trabajo riguroso y fortaleza de espíritu.

    Espero que como sociedad sepamos superar los retos que surgen.   Abrir la mente y buscar en lo desconocido es vital para avanzar, como sociedad y como humanidad.

    Pilar Centelles Mas, farmacéutica homeópata

     

     

    One thought on “A FAVOR DE LA HOMEOPATíA.”

    1. Me quito el sombrero!!!! Una gran respuesta a tanto ataque para la homeopatia y sus usuarios, tanto médicos como personas que la hemos utilizado y seguiremos haciendolo. El poder lo tenemos nosotros mismos, no los políticos que lo único que hacen es poner trabas.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *